Esfinge y Máscaras


Los gatos esfinge tienen algo de pesadilla pero también son tremendamente adorables. Cuentan que esta raza de felinos desapareció en los tiempos de Egipto, pero a mediados del siglo XX en Canadá volvió a nacer de manera natural una cría con estas características, y desde allí han ido llegando a todo el mundo. Se parecen mucho a los seres humanos, ya que no tienen pelo en su cuerpo y el tacto de su piel es muy parecido al nuestro. No dejan de ser gatos, independientes, elegantes, mimosos, ariscos a veces y otras veces adorables. Concretamente esta raza es poco territorial y conviven entre los de su raza y entre nosotros como si llevasen siglos haciéndolo. Mi fascinación me ha llevado a intentar representarlos tal y como los veos cada día.